Falleció una docente jubilada al chocar su auto en Amaicha

La colisión fue frontal, entre el vehículo particular y un ómnibus, en la ruta 307. El marido de la víctima quedó internado en grave estado.
Compartir

Una docente jubilada falleció ayer, tras chocar de frente el auto en que viajaba como acompañante, contra un ómnibus de la empresa Aconquija.
La víctima mortal es Ana María Cano de Ponce de León, de 68 años, y su marido, Luis Ponce de León, de 70, quedó internado, en grave estado, en el hospital de Tafí del Valle.
El choque ocurrió a las 15. Ponce de León conducía un auto Gol por la ruta 307, en dirección norte (habían salido de Santa María y se dirigían a Tucumán) cuando, por razones que se investigan, su vehículo chocó de frente contra un colectivo de la empresa Aconquija, que conducía Alberto Mendoza hacia Amaicha. La colisión tuvo lugar en el kilómetro 98, a la altura del paraje Los Cardones, cerca de Ampimpa.
A raíz del impacto, la acompañante falleció en el acto. Poco después llegaron ambulancias que que trasladaron al conductor al hospital, donde quedó internado en grave estado.

Vuelco en El Bracho
Por otra parte, una familia que iba hacia Termas de Río Hondo protagonizó un espectacular accidente ayer al mediodía, al volcar el automóvil en el que circulaban en la ruta 9, cerca de El Bracho. Las cinco personas sólo sufrieron lesiones leves.
A las 12.30, María González, de 48 años, conducía un Chevrolet Corsa gris. Con ella iban Félix Domingo González, de 73, Blanca Chávez, de 67, Natalia Judith González, de 29 y Lourdes Salinas, de nueve. Al llegar al kilómetro 1.271 de la ruta, la conductora  perdió el control del vehículo. Al parecer, durante una maniobra, mordió la cinta asfáltica, por lo que derrapó y su auto comenzó a dar tumbos, cayendo finalmente en una zanja, a la vera del camino. "Sentí un reventón muy fuerte. Pensé que había sido la goma de un auto, pero cuando salí vi un tierral impresionante y al auto dado vuelta al costado de la ruta", relató Cristian Guerrero, de 27 años, vecino del lugar. El joven fue el primero en auxiliar a los heridos. "Logré abrir una de las puertas y ayudé a salir a los heridos. Estaban todos muy conmocionados; casi ni hablaban. Salvo por una chiquita que lloraba mucho", añadió Guerrero.
Minutos más tarde, llegaron varias ambulancias que trasladaron a los cuatro adultos al Centro de Salud -donde se constató que habían sufrido lesiones leves- y a la pequeña, al Hospital de Niños. "Estamos todos bien", dijo una de las accidentadas en la guardia del Centro de Salud. Según los vecinos, ese tramo de la ruta suele ser escenario de accidentes. "Los vehículos pasan muy rápido", sostuvo Pablo. Otra causa de siniestros es la quema de pastizales.

Más como esto