APERTURA DE SESIONES - MENSAJE DEL GOBERNADOR

Quejas de quiosqueros entre ruidos de trompeta y la marcha peronista

Compartir
LA GACETA / INES QUINTEROS ORIO

- Las masitas y los cafés abundaron en una mañana calurosa, especialmente en el Salón Blanco (foto), donde los funcionarios se concentraron desde temprano. En ese lugar, el gobernador, José Alperovich, hizo el saludo de rigor antes de ingresar a su despacho privado, donde se refugió junto con su familia, a la espera de la llegada de la comitiva legislativa que lo invitó a la Cámara.

- Los quiosqueros y los revisteros de las inmediaciones de la plaza Independencia son los únicos que no disfrutaron del acto institucional. "Nos perjudicó, porque las calles están cortadas desde anoche y vendimos mucho menos que otros fines de semana", se quejó Alberto, empleado de un quiosco de la zona.

- El sonido de una trompeta sorprendió a quienes estuvieron en la plaza Independencia ayer por la mañana. Uno de los integrantes del denominado "Coro de José" -militantes del alperovichismo- tocaba el instrumento para acompañar a sus colegas.

- Los más precavidos llevaron un termo con agua caliente, mate y bizcochitos para saciar el hambre mientras esperaban la salida del gobernador.
u la misa que se celebró a las 9 en la iglesia Catedral no sólo estuvo acompañada por el canto de los feligreses, sino también por las canciones peronistas y el sonido de los tambores.

- La marcha peronista se escuchó por lo menos tres veces durante la mañana, en el principal paseo de la ciudad.

- La más popular fue la ministra de Educación, Silvia Rojkés de Temkin, ya que fue la funcionaria que más reconocieron y saludaron los simpatizantes que se acercaron a la plaza. Se demoró lo mismo que el gobernador, José Alperovich, en realizar el recorrido hasta la Cámara.

- Los grandes aUSENTES de este año fueron los militantes de Libres del Sur y Barrios de Pie. El año pasado, los seguidores del ex secretario de Emergencia Social Federico Masso, habían copado toda la calle 24 de Septiembre.

- Un equipo de dos operarios fue designado para ajustar las vallas con alambres para evitar posibles desbordes de los militantes. Sin embargo, no tuvieron demasiado trabajo dado que la gente no intentó sobrepasar los límites.

- Las escalinatas de la Casa de Gobierno estuvieron manchadas con cera. Los integrantes de la comitiva oficial tuvieron que andar a los saltos para evitarlas. Se trataba de los restos de cebo de las velas que encendieron los familiares y amigos de Paulina Lebbos durante la última marcha en contra de la impunidad, el viernes.

- A las corridas anduvieron los custodios del gobernador, ya que tuvieron que seguir los vaivenes en el recorrido del mandatario. Cada vez que cruzaba de un extremo a otro de una calle para saludar a la gente, una tromba de agentes seguía con atención los movimientos.

- Funcionarios y fans alperovichistas se mostraron durante el recorrido entre la Casa de Gobierno y la Legislatura el jefe de Policía, Hugo Sánchez, y al intendente de Tafí Viejo, Javier Pucharras. Bromearon y cantaron "Ruso de mi vida, vos sos la alegría de mi corazón".

- En la vereda de la iglesia Catedral (foto) se ubicaron los simpatizantes del intendente, Domingo Amaya, portando una gigantesca pancarta con el apellido del jefe municipal y del diputado nacional Germán Alfaro, su socio político.

- Luego, en palcos sólo estuvieron los alperovichistas, al margen de las autoridades de otros poderes y organismos. Entre los asistentes se hallaba el fiscal de Estado, Pedro Giudice; la senadora Delia Pinchetti de Sierra Morales (FR); el secretario general de la Gobernación, Ramiro González Navarro; el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia, Antonio Gandur, y el presidente del Tribunal de Cuentas, Sergio Díaz Ricci. Un palco fue destinado a los secretarios de Estado, otro a los intendentes, y un tercero, a los familiares del gobernador.

- El empresario Carlos Rojkés, cuñado del titular del Poder Ejecutivo, en esta oportunidad rompió con el esquema de todas sus mañanas y sí fue uno de "los primeros" en llegar al palco de los familiares del mandatario. Se acomodó en la primera fila hasta que al llegar sus sobrinas, Sara y Mariana Alperovich, con la abuela de ellas, Marta León, tuvo que mudarse a la segunda hilera, cediéndoles el lugar. Al llegar al palco, los legisladores Luis José Bussi y Carlos Canevaro se acercaron a saludarlo cordialmente.

Más como esto