El mal humor del cielo empañó el espectáculo de los fuegos artificiales

La fiesta de luces quedó relegada por la persistente lluvia. Varios tucumanos subieron a San Javier para observar los cohetes. Video e Imágenes.

31 Dic 2008
La lluvia de luces quedó relegada por la lluvia de agua. La precipitación con la que se despidió 2008 quitó brillo a la espectacularidad de los fuegos artificiales, cuyas explosiones se escucharon en mucho menor cantidad que durante los festejos de Navidad.

Pese a esto, muchos tucumanos confiaron en que la fecha tendría su merecida celebración y subieron a los miradores del cerro San Javier para observar el popurrí pirotécnico. Los más previsores llevaron viandas para cenar junto con sus familias y también, minutos después de la medianoche, acudieron parejas jóvenes. LA GACETA ©

Comentarios