“Rebelión” americana contra EE.UU.

Los mandatarios latinoamericanos y caribeños acordaron la conformación de un bloque, sin América del Norte. Es el inicio de una nueva independencia, dijeron Lula y Chávez. Cuatro reuniones de primer nivel en apenas dos días. Declaraciones de unidad y críticas de la Argentina.

18 Dic 2008
1

COSTA DO SAUIPE, Brasil.- Juntos pese a las diferencias, rebeldes frente a los dictados de Estados Unidos y confiados en que las soluciones a la actual crisis pueden venir de ellos mismos, 33 líderes de América Latina y del Caribe reivindicaron el inicio de una nueva independencia. Los participantes en la I Conferencia América Latina y el Caribe (CALC), que cerró ayer en este balneario del nordeste de Brasil, coincidieron en que la cita fue el primer paso hacia la plena unión de la región en una especie de Organización de Estados Americanos (OEA), pero sin Canadá y EEUU. “Hoy es un día histórico para nuestra América Latina y para el Caribe, porque es la primera vez desde que conquistamos la independencia, hace casi 200 años, que logramos reunir a todos”, expresó el presidente anfitrión Luiz Inácio Lula da Silva.
El encuentro regional, en el que por primera vez estuvo ausente Washington, estuvo precedido por otras tres cumbres celebradas en dos días: de la unión aduanera Mercosur, de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) y del Grupo de Río, un mecanismo de concertación política que acogió a Cuba, representada por el presidente Raúl Castro, como el miembro número 23.

Chávez no se siente solo
“Cuanto más nos unamos, mayor posibilidad tendremos de participar en las decisiones políticas globales y de evitar que la grave crisis que nació en el seno de los países ricos alcance a los países que no la provocaron, que no fueron invitados a participar en la supuesta riqueza de los que la crearon y que ahora tienen que sufrir las consecuencias”, expresó Lula. el venezolano Hugo Chávez, uno de los presidentes más rebeldes de la región, aseguró que ya no se siente solo en estas cumbres, y celebró que haya una nueva América latina “en la que Washington ya no manda”.

Sutilezas
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner también renovó sus críticas a los países centrales y volvió a cuestionar que las reglas financieras internacionales sean respetadas por los débiles y violadas por los más poderosos. Pero además deslizó una sutil crítica a Brasil al reclamar una entidad latinoamericana que tenga una postura uniforme ante los organismos internacionales, en alusión a las diferencias entre Argentina y Brasil sobre las discusiones en la OMC. Incluso, criticó la organización del megaencuetro. “Las mismas personas mantuvimos cuatro reuniones diferentes en dos días. Eso patentiza el principal problema que tenemos: la carencia de un sistema de decisión”, dijo. (DPA)

Comentarios