Aprobaron la suba del cospel en medio de una dura pelea entre estudiantes y policías

Manifestantes agredieron con baldosas y pintura a los uniformados, que respondieron con balas de goma. Hay dos detenidos. La ficha costará $ 1,40 y la bajada de bandera de taxis, $ 1,50. Galería de Imágenes.

11 Mar 2008

El Concejo Deliberante aprobó esta mañana el aumento del precio del cospel y de las tarifas de los taxis, en medio de violentos enfrentamientos entre manifestantes que rechazaban la suba y policías que impedían que se acerquen al edificio ubicado en San Martín y Monteagudo.

La ficha costará ahora $ 1,40. La sanción de esta iniciativa obtuvo tres votos en contra: los de Claudio Viña (FR), José Luis Avignone (UCR) y José Costanzo (Partido Federal).

Los ediles aprobaron también que la bajada de bandera, que actualmente es de $ 1,20, cueste ahora $ 1,50, y para que la ficha (cada recorrido de 100 metros) ascienda de $ 0,09 a $ 0,12. El único que votó en contra fue Costanzo.

Los concejales sancionaron además una ordenanza para que sean blanqueados todos los choferes de autos de alquiler. Cada uno deberá elegir si prefieren ser monotributistas o trabajar en relación de dependencia. Este proyecto obtuvo el favor de los 18 ediles.

Incidentes
Mientras en el recinto de sesiones, los ediles aprobaban el aumento de la tarifa del transporte público de pasajeros, afuera se desató una batalla campal entre los manifestantes y la Policía.

Grupos de estudiantes, militantes del Partido Obrero y ciudadanos independientes que se expresaban en contra del incremento del cospel, arrojaron bombas de pintura y derribaron las vallas de contención. De inmediato, fueron reprimidos por uniformados.

La escaramuza se volvió más violenta cuando algunos manifestantes comenzaron a arrojar trozos de baldosas y la Policía respondió blandiendo cachiporras. Se escuchó también la detonación de un cartucho, presuntamente de balas de goma, disparado al aire.

Fueron detenidas dos personas.

"Es una vergüenza. Hemos venido a denunciar la política de conspiración que lleva adelante el Gobierno, al no permitir que se acerque nadie al Concejo y militarizar la zona. Hay estudiantes detenidos, pero no nos quieren decir cuántos son ni dónde están", reclamó Blas Rivadeneira, presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT).

El dirigente anticipó que van a continuar con el plan de lucha, mediante movilizaciones y cortes de calles. "La Facultad se encuentra en estado de alerta. Vamos a disponer medidas de protesta, dentro de las posibilidades, sin afectar las clases. Esta fantochada no se puede permitir", agregó Rivadeneira. LA GACETA.com ©



Comentarios