Los indígenas mantendrán la toma de las Ruinas de Quilmes durante el fin de semana

El cacique de la comunidad aborigen de Amaicha del Valle dijo que se quedarán en sus tierras. Los comuneros se están organizando para recibir a los turistas.

PATRIMONIO ARQUEOLOGICO. El complejo será administrado por Turismo hasta que se llame a licitación. LA GACETA/OSVALDO RIPOLL PATRIMONIO ARQUEOLOGICO. El complejo será administrado por Turismo hasta que se llame a licitación. LA GACETA/OSVALDO RIPOLL
11 Enero 2008
Los comuneros indígenas dijeron que mantendrán durante todo el fin de semana la toma de las Ruinas de Quilmes, en repudio a la supuesta negativa del Ente Tucumán Turismo a que ellos formen parte de la explotación del lugar. Según Mario Quinteros, cacique de la comunidad de Amaicha del Valle, el predio estará abierto para el ingreso de los turistas, a los que oficiarán de guías.

El jefe comunal explicó que mantendrán el corte de ruta para exigir que les devuelvan la Ciudad Sagrada. "Legítimamente, estas tierras nos pertenecen", indicó el cacique esta mañana. "Las autoridades están postergando la decisión de entregar la explotación del predio a nuestra comunidad. Realizaron un llamado a licitación pero no contemplaron nuestra participación", lamentó.

El director de Turismo, Roberto Martínez Zavalía, señaló que el organismo provincial hizo una denuncia y calificó de ilegal el accionar de los manifestantes.

Cinco años de explotación irregular
En marzo de 1992 se firmó el contrato de concesión del Complejo Ruinas de Quilmes -por 10 años-, entre el entonces gobernador Ramón Ortega y el empresario Héctor Cruz.

En 1995 Cruz construyó el hotel El Parador, en el predio arqueológico, con los beneficios en créditos fiscales que otorgaba la Ley de Promoción Turística.

En diciembre de 2002, al vencer la concesión, el Poder Ejecutivo autorizó a la Secretaría de Turismo a que fije día y hora para recuperar el predio. Pero, Cruz siguió ocupándolo.

En julio de 2007 el gobernador, José Alperovich, facultó por decreto al Ente Tucumán Turismo a desalojar el complejo.

En noviembre de 2007 la comunidad Quilme cortó la ruta 40, frente al predio, para exigir que se cumpla el desalojo.

El 13 de diciembre de 2007 se recuperó el complejo. LA GACETA.com ©

Tamaño texto
Comentarios