JUCIO ORAL EN CONCEPCION

Condenan a perpetua al asesino de un remisero

Los jueces enviaron a uno de los acusados a la cárcel, y declararon la responsabilidad de un menor, a quien también se le fijará una pena. El crimen fue perpetrado 11 de julio de 2004, en Aguilares. A la víctima le pegaron dos tiros en la cabeza. La edad de uno de los imputados fue motivo de análisis.
Compartir
DEBE ESPERAR. Víctor Medina aún no sabe qué pena le corresponde.LA GACETA/ OSVALDO RIPOLL

CONCEPCION.- La Justicia condenó ayer a reclusión perpetua a Ariel Marcelo "El Chavo" Bustos, bajo el cargo de haber asesinado al remisero Víctor Salas el 11 de julio de 2004, durante un asalto perpetrado en Aguilares. Al mismo tiempo, los jueces declararon la responsabilidad penal de su cómplice, Víctor "El Chuña" Medina, a quien acusaron de ser partícipe necesario en el delito de homicidio agravado. En este caso, el tribunal compuesto por Elena Grellet (presidente), Raquel Asís y José Alfredo Garzia, de la sala I de la Cámara Penal dejó a cargo del juez de Menores Roque Arnedo la fijación de la pena para Medina.
De esta manera, los jueces aceptaron implícitamente que, tal como se estableció durante la investigación instructoria, el ataque tuvo lugar el 11 de junio de 2004 y Medina aquel día aún tenía 17 años. La querella, a cargo del letrado Carlos Senz, y la fiscal de Cámara Alicia De Blasis de Morelli, había insistido durante el juicio en que el asalto había sido cometido en las primeras horas del 12 de junio, cuando Medina cumplía 18 años. Así, consideraron que este debía recibir el mismo trato penal que el otro imputado, o sea que debía considerárselo mayor de edad. Durante los alegatos, Senz y De Blasis de Morelli habían pedido que que, al igual que Bustos, "El Chuña" fuera condenado a reclusión perpetua, al sostener que también disparó contra el transportista.
Salas, padre de tres hijos, había salido a trabajar en su Fiat Duna por calles de Concepción. Fue a las 22.30, según los investigadores, cuando en plaza Mitre fue abordado por dos jóvenes que le pidieron que los llevara hasta Aguilares. Testigos luego reconocerían a Bustos y a Medina, como los pasajeros que ascendieron al automóvil de Salas. Otros remiseros dijeron que sabían que eran asaltantes, y que por eso no los habían recogido. Incluso, algunos de ellos ya habían sido víctimas de los sospechosos. Pero Salas no tenía radio receptor en su auto y no pudo escuchar la voz de alarma.
Bustos se sentó a la par del chofer mientras que Medina lo hizo en el asiento de atrás. Cuando llegaron a Aguilares, los asaltantes le dijeron al remisero que continuara por la ruta 38. Cuando pasaron por el arroyo Barrientos, Bustos, sin mediar palabra, le efectuó dos disparos a la cabeza. Salas, conmovido, continuó la marcha. Medina, entonces, lo tomó por el cuello con un cinto para intentar ahorcarlo. "¿Vos no pensás morirte?", le decía mientras le apretaba el cuello, según alcanzó a relatar la propia víctima antes de morir. Este delincuente, incluso hizo otros dos tiros que impactaron en el parabrisas del vehículo.
Creyéndolo muerto, los asaltantes abandonaron a Salas cerca de la localidad de Donato Alvarez, en una cuneta próxima a la ruta 38, donde lo taparon con yuyos. Sin embargo, el remisero, gravemente herido, alcanzó a llegar a la orilla de la carretera y logró ser auxiliado por un circunstancial automovilista. Posteriormente fue llevado de urgencia al hospital Padilla, donde murió a los pocos días.
Ayer, tanto Bustos como Medina se declararon inocentes, al brindarles el tribunal la posibilidad de hablar antes de que entraran a deliberar. "No sé por qué me acusaron. Yo ese día anduve trabajando en el limón", dijo "El Chavo". "Soy inocente y por eso quiero que se haga justicia", sostuvo por su parte "Chuña".
El 10 de diciembre los jueces darán a se conocerán los fundamentos del fallo y, posteriormente le enviarán a Arnedo el expediente. El juez deberá resolver qué pena se le aplicará a Medina.