MERCADO LABORAL

Encontrar el perfil con la técnica del espejo

Compartir

¿Por qué no puedo progresar en tal o cual técnica?¿Cuáles son mis debilidades?¿Qué es lo que elogian de mi tarea?¿Por qué he recibido felicitaciones en el último año? Tan sencillo como aplicar la técnica del espejo puede llevar a una persona a descubrir su valor agregado, aquello que lo hace diferente del resto de los empleados de una organización. “Esa misma técnica permitirá al trabajador establecer cuáles son las facetas donde más le cuesta desempeñarse o las debilidades para compensarlas con otras habilidades”, indicó a LA GACETA Ana María Gueli Enriquez, especialista en Inserción Laboral y Desarrollo de carrera.
El del espejo es uno de los tests más comunes y, tal vez, el más utilizado a la hora de efectuar un examen introspectivo. “Generalmente lo hacen los jóvenes de entre 20 y 25 años, pero también pueden aplicarlo trabajadores de otra franja etaria, en los que las preguntas internas, seguramente, se inclinarán hacia la experiencia en otros trabajos y lo que decían sus compañeros de él”, puntualiza la experta.
Y en esa evaluación interna, dice Gueli Enriquez, no cabe engañarse con falsos conceptos o percepciones. “De las cosas buenas, siempre hay alguien que las digas, pero de las malas, uno se va dando cuenta cuáles son y, a veces, no es necesario preguntar a tal o cual colega qué piensa de uno; sólo hay que saber escuchar”, sugiere. La especialista indica que la técnica del espejo es el punto de partida para encontrar las fortalezas y también las debilidades laborales.