La Renga salió primero

El potente trío presentó su disco "Truenotierra" en el Autódromo de Buenos Aires ante más de 100.000 personas. Se produjeron algunos inconvenientes técnicos y organizativos, pero fue una fiesta a puro rock and roll. Tocaron varios clásicos y hubo invitados especiales.

19 Nov 2007 29

BUENOS AIRES.- La Renga es una banda que no puede pasar inadvertida. Nada de lo que hace o propone puede ser obviado. Pero esta vez, la apuesta fue gigante, y el resultado fue un recital demoledor en el Autódromo Oscar Gálvez, de Buenos Aires, ante más de 100.000 personas que llegaron de todo el país, en el que La Renga presentó formalmente en Buenos Aires "Truenotierra", su último disco con el que ya recorrió miles de kilómetros por el país.
La cifra de espectadores impone un nuevo récord para la industria del espectáculo en Argentina. Nunca antes tanta gente pagó su entrada para ver a una sola banda (aunque hubo teloneras).
"Fue impresionante. El Autódromo es grandísimo, y ver todo lleno de gente fue impactante porque no llegabas a poder ver todo", resumió el tucumano Mauricio Gianserra, integrante de la banda Malas Lenguas, que viajó junto con varios amigos para ver el recital.
Después del mediodía del sábado, y bajo un fuerte chaparrón, los seguidores de la banda fueron ingresando al predio tras haber caminado en fila unas 10 cuadras. Poco después no fue la lluvia el problema, sino el sol y el vapor que se levantó. Pero todos siguieron su camino sin pausa mientras actuaba la banda española Marea, que se despidió con Chizo y Teté, pilares de La Renga, como invitados.
A pesar de que se preveía tal cantidad de público, el calor hizo que muchos perdieran la paciencia en la fila para comprar gaseosas o helados, y algunos de los puestos de venta fueron saqueados.
Tras casi una hora de espera, pasadas las 19, La Renga hizo tronar el gigantesco escenario con "Almohada de piedra", un tema del nuevo disco que abrió la ventana para que una ráfaga interminable de clásicos rengueros apabullara a la multitud.
Mientras tocaban, Chizo saludó a la gente con un simple "¡cuánta gente vino para el barrio hoy!".
En un recital de tal magnitud la posibilidades de que haya defectos y errores son mayores. Por eso, además de la dispersión del sonido por el extenso y plano predio, hubo cortes aparentemente ocasionados por los chicos que se treparon a las columnas con parlantes diseminadas por el campo. Chizo tuvo que detener el show en dos ocasiones para pedirles que se bajaran.
Pero los problemas siguieron durante "Ruta 40", "Montaña roja" y "El juicio del ganso". Sin embargo, este fue uno de los temas más festejados por el público (la banda no suele hacerlo en vivo), y cuando los cortes del audio persistían, era la gente la que lo cantaba a viva voz.
El repertorio del recital, que duró casi tres horas, incluyó temas de todos los discos de la banda, y hubo algunos invitados especiales, como Luciano Napolitano, en un homenaje de La Renga a su padre, en "Viva Pappo".
Más allá de los inconvenientes, la fiesta fue completa y estremecedora. Ahora, a La Renga le queda un recital en Bolivia y otro en Rosario, y seguramente pasará un buen tiempo en silencio, fiel a su costumbre. Su "Truenotierra", que pasó por Tucumán en julio con un recital demoledor que está entre los mejores del año en la provincia, ya hizo temblar al país. (Especial)

Comentarios

Comentarios

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte