Cuatro chicos eran violados por siete hombres en Famaillá

La Justicia dispuso varios allanamientos. Mónica García de Targa, la fiscal del caso, llevó adelante la investigación y hoy indagará a los acusados.
Compartir

Una dramática historia salió a luz ayer. La Justicia ordenó una serie de allanamientos consecutivos en Famaillá, durante los cuales fueron detenidos siete hombres, acusados de haber violado, todos juntos y en forma reiterada -desde febrero y hasta principios de junio- a cuatro criaturas. Las víctimas, de entre cuatro y nueve años, debieron ser hospitalizadas, ya que, además de las lesiones que les causaron con los ataques sexuales, les contagiaron enfermedades venéreas.
La denuncia fue radicada en la fiscalía única de Monteros, a cargo de Mónica García de Targa, cuando se descubrió el hecho, hace pocos días. Una mujer aseguró que en una casa de un humilde barrio de Famaillá un grupo de menores era sometido diariamente a abusos. Y a medida que se avanzaba en la investigación fueron trascendiendo truculentos detalles. Una mujer mantenía un romance con un hombre, aprovechando que su esposo viajaba todas las semanas a la capital, dijeron los investigadores. En una casa se encontraba con su amante, pero además llevaba allí a sus dos hijitas, a otra nena y a un varoncito, todos de su familia. Durante la noche, la vivienda era escenario de encuentro de varios hombres que consumían bebidas alcohólicas. En esas circunstancias fue que comenzaron a someter a las criaturas.
Luego de tres meses, las víctimas se enfermaron, por lo que su padre, sin saber lo que había sucedido, las llevó al hospital Padilla. Allí los médicos constataron que habían sido víctimas de ataques sexuales y dieron aviso a la Justicia.
La fiscal le encomendó a su ayudante, María Marta Contreras Cuenca que supervisara los allanamientos que había ordenado el juez de Instrucción Mario Reinaldo Velázquez. Los operativos se realizaron ayer a la madrugada. Personal policial al mando de los comisarios Héctor Albarracín, Julio Ramos y Fernando Soria ingresó en tres viviendas, en las que detuvo a cuatro sospechosos. Más tarde, en la calle, fueron arrestados otros tres. Los acusados, que tienen entre 16 y 40 años, fueron alojados en distintas comisarías, y a partir de hoy comenzarán a declarar por separado en el Centro Judicial de Monteros.Lo sucedido provocó la furia de algunos vecinos, que pretendieron agredir a los acusados, por lo que la Policía debió poner orden en la zona.

La Justicia ordenó que los cuatro menores que fueron violados reciban contención psicológica, y que los médicos forenses determinen el tratamiento correcto para curarlos. Aparentemente, los menores estaban muy shockeados por lo sucedido, aunque uno de ellos, de cuatro años, logró dar algunos detalles de los ataques que habían sufrido. El relato del niño fue dramático.