Buen comienzo

Punto de vista. Por Raúl Enrique Orell - Jefe Valles Calchaquíes de INTA.

01 Abr 2007

Si bien la vitivinicultura no es nueva en el valle, es destacable que en los últimos años esta actividad en la zona tomó un auge importante por inversiones de pequeños y medianos productores tucumanos. El INTA, desde hace dos años, está acompañando al grupo de productores vitícolas, que propusieron conformar un grupo de trabajo, para que sea atendido por un técnico dentro del Programa Cambio Rural. El Gobierno, en convenio con un vivero de Mendoza, adquirió en 2007 viñas de 24 diferentes variedades en copas y portainjertos que se plantaron a modo de ensayo productivo en el Campo Demostrativo de Encalilla. El Campo, que es conducido también por convenio de partes con INTA, que también posee 26 cultivares para uvas de mesa y de pasas.
Los resultados son muy alentadores y hacen predecir un futuro de producciones con excelentes rendimientos y calidad, ya que el ambiente donde se desarrollan es de excelencia. Tucumán recién comienza en la carrera de producción vitivinícola, tiene suelo y clima para producir de lo mejor, instituciones que están trabajando en el tema y productores que llevarán a destinos muy gratos los emprendimientos vitivinícolas que se inician. Se debe seguir trabajando con igual o más esfuerzo que hasta hoy. La provincia lo merece.