Recorren el país en un viejo R-12

Esta noche, en un pub de 25 de Mayo 413, se presenta el grupo de rock de Lomas de Zamora, Cenizas del alba. La alegría de haber conocido a Divididos.

10 Mar 2006
1

CENIZAS DEL ALMA. La banda salió de gira el 17 de enero. LA GACETA

El Renault 12 modelo 78 lleva recorridos más de 2.000 kilómetros y, aunque tuvo algunos problemas mecánicos, le permitió al grupo Cenizas del alba llegar a la capital tucumana para despedirse del norte. Esta noche, a las 23, se presentarán junto a la local Alberta, en el pub Hola (25 de Mayo 413).
La banda, que hace rock y funk, partió el 17 de enero de Lomas de zamora, de donde son oriundos sus integrantes, y llegó hasta Humahuaca, luego de haber pasado por Santa Fe, Córdoba, Tucumán (Tafí del Valle y Amaicha), Salta y Jujuy.
"La verdad es que nos sorprendió haber llegado tan lejos y haber durado tanto", confesó el baterista Walter Grasso.
Carlos Delgado, encargado de la trompeta y de la guitarra acústica, contó que ahorraron durante un año para comprar equipos, cargaron el Renault 12 y una Renault Express, y salieron. "En cada pueblo o ciudad que paramos pedimos permiso para tocar en la plaza o en algún bar, y pasamos la gorra y vendemos discos. Así seguimos viaje... se ve que nos va bien, porque sino tendríamos que habernos vuelto hace mucho", dijo.

Una relación especial
El viaje, según contaron, los llevó a entablar una relación especial con sus vehículos, en particular con el viejo R-12. "Cuando íbamos llegando a Tafí del Valle se nos quedó, y nos dimos cuenta de que ahí teníamos que parar; nos fue rebien", dijo walter.
Algo parecido les pasó ahora. "El sábado estábamos entrando (a la capital), y se descompuso justo enfrente de Hola. Entró Carlos, se encontró con Pipa (Ogayar), y salió la tocada del viernes; todo este viaje es una cosa de locos", explicó Walter.
Su compañero agregó que la camioneta utilitaria sirve, además de para llevar los equipos de sonido, para remolcar el auto.
Los músicos rescataron, entre otras experiencias de su viaje, el haber estado en Amaicha cuando tocó Divididos, el 4 de febrero. "Pudimos estar con ellos, charlar y darles un disco, algo que en Buenos Aires es impensable para una banda chica", dijo Walter.