El mito del amor romántico

15 Abr 2017 3
1

El mito del amor romántico

Almas gemelas, media naranja, amor de mi vida... Estas y otras expresiones se hacen eco del arraigado mito del amor romántico. Es decir de la idea, sin duda utópica, de que existe allí afuera una persona perfecta para cada uno de nosotros, capaz de completarnos, de hacernos sentir felices y plenos. Una idealización que se remonta a “El Banquete” de Platón, en el Discurso de Aristófanes. De acuerdo al mito platónico, en un pretérito origen eran tres los sexos de los seres humanos: uno femenino, otro masculino y un tercero andrógino que participaba de ambos. Eran esféricos, tenían cuatro brazos, cuatro piernas, dos rostros y dos órganos sexuales, estando unidos por el vientre. Estos seres fuertes y vigorosos pero también muy arrogantes, atentaron contra los dioses. Como castigo fueron partidos por la mitad y desde entonces el Amor trata de unirlos. Así, cada mitad de un hombre y una mujer primitivos (los homosexuales) y las mitades del andrógino (los heterosexuales), buscan reunirse y fundirse con el amado, para volver a ser uno solo y encontrar la felicidad. 

Creencias peligrosas

El mito del amor romántico contiene una serie de ideas erróneas -y peligrosas- en torno al amor de pareja. El de la media naranja es, quizás, el más típico. Y uno de los responsables del sufrimiento de buena parte de los que están solos. ¿Por qué? Porque conduce a creer que estar sin una pareja es estar incompleto, viviendo una vida de segunda, sin la posibilidad real de acceder a la “verdadera” felicidad, esa que sólo puede proveernos la persona indicada.

En concordancia con esta falacia está la de creer que el amor “todo lo puede”. Una noción tan promisoria como irreal cuando de parejas se trata: aunque al enamorarnos estemos convencidos de que lo que sentimos es tan fuerte y poderoso que sería capaz de disolver todos nuestros problemas… no es así (como se comprueba una vez que pasa el período de idealización y enamoramiento). Por supuesto que contar con un/a compañero/a en un vínculo sano nos enriquece y hace más fáciles algunas cosas, pero de ninguna manera tendrá efectos mágicos sobre nosotros. Es decir, el amor no viene a arreglarnos la vida: ese trámite es personal y no podemos delegarlo.

No menos erróneo es pensar que la persona que amamos -no importa qué tan graves sean sus defectos o malos hábitos- va a cambiar gracias a nuestro amor incondicional. Infieles, celosos, controladores, demandantes, abúlicos... Se convertirán en lo contrario por la fuerza del amor (hay también una fantasía de omnipotencia en esta postura). Del mismo modo, “el amor todo lo perdona” es una expresión sin duda válida para el amor divino -y algunas excepciones del amor humano-, pero definitivamente temeraria en los muchos casos en que no hace más que convalidar todo tipo de maltratos en una pareja.

3 Comentarios

Psicóloga, sexóloga clínica y colaboradora de LA GACETA desde hace más de 10 años.

Comentarios 3

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte

Más recientes

Rolando Zapata #3 18 Abr 2017 12:25 Hs

Es evidente que la referencia filosofal de la nota, más bien se compadece con el ideario fanático de los creacionistas de la homosexualidad, que con el concepto del amor entre un hombre y una mujer. Amor que evoluciona desde las etapas del enamoramiento; a la del cariño; ese que se nutre en la formación de la descendencia familiar y sus avatares, dando lugar a la estabilidad afectiva de los esposos.

Rolando Zapata #2 18 Abr 2017 12:25 Hs

Cuando no se conocía el cristianismo respecto a todo lo creado (el A.T. jamás fue difundido), la imaginación florida de ciertos filósofos y particularmente inspirada por el politeísmo de la época, era muy probable que conciba ideas existenciales de 3º,4º,5º, o más clases de sexo para la obra circense. Pero jamás para distorsionar los conceptos sobre la ley natural, ni contradecir una realidad inscripta en la biología de cada ser humano (Hombre y Mujer), en tanto éste naturalmente se une por sentimientos de atracción ( y en la mujer afianzado por el deslumbramiento natural por alguna ascendencia masculina).

Raul Bellmonte #1 17 Abr 2017 11:41 Hs

Hollywood, Las princesas Disney, los novelones televisivos y escritos han formado un estereotipo en el que mucha gente cree. Y la vida real es un paredón duro para chocar. El amor en una pareja es algo mas complejo. Para que perdure con el tiempo hace falta MUCHO dialogo, comprensión, empatia; atributos mínimos que deben poseer las personas si quieren encarar una vida juntos y formar una familia.