Fernando Ríos-Kissner. Agitador de sueños (última parte: El show debe continuar)

01 Nov 2016

Ultimo encuentro. Miércoles de invierno.

En honor a la verdad, el calendario dice que estamos en primavera.  Es la última semana de septiembre y los azares en sus ramas dan cuenta  del hecho.  Pero acá en el Árbol de Galeano donde todos los “Miércoles de Invierno” se lleva adelante la tarea del ropero social, el calendario es nada antes las urgencias de la gente.

La cita es a las ocho y cuando llego cuatro voluntarios separan y doblan a todo vapor las bolsas interminables de ropa donada por las buenas almas de Tucumán. Al mando Natalia Cianci, la esposa, la compañera, la madre, el puntal.

¿Queres ayudar? me preguntan y sin decir agua va, me encuentro yo también doblando y clasificando para que todo esté listo a las nueve. Afuera,  un ejército de niños y padres esperan ansiosos, y de tanto en tanto apoyan su nariz en el vidrio para espiar ilusionados la ropa.

¿Me explicas en qué consiste el Miércoles de invierno?

Acá la gente llega, hacen la cola y cada uno elige 5 prendas. Se acercan aproximadamente 150 personas cada vez. Hoy es el último miércoles.

Hoy además habrá una charla ofrecida por el departamento de becas de la Universidad sobre salud bucal.

Se nos acercaron con el proyecto de charlas informativas dirigidas a las personas de bajos recursos y se nos ocurrió que sería una buena idea brindarlas justo antes de abrir el ropero.

Dos hombres jóvenes apoyan en una mesa dispuesta en el patio delantero, dentaduras, y cepillos. Alrededor niños ansiosos, los ojos abiertos, escuchan. Otros dan vueltas mientras las madres y algunos padres absortos escuchan palabras tal vez inéditas hasta ese entonces para ellos. Se les explica cómo cuidar los dientes.

¿Para que sirve la boca? Dispara uno de ellos. Para besar, para hablar, para comer, responde el coro griego alrededor.

La boca, la dentadura, hay que cuidarla porque es nuestra carta de presentación y porque nos sirve para tantas cosas y nos acompañará toda la vida.

Todos asienten. Alguno que otro mira con el rabillo del ojo,  las bandejas con galletitas dulces que Fernando y los suyos preparan en bambalinas para el final de la charla. Las madres, en cambio, piensan probablemente en hacerse de algún vestidito rosa o un abrigo calentito para sus hijos.

Antes de terminar les vamos a entregar un set de limpieza bucalanuncia entusiasta uno de los profesionales al promediar la charla.

Los niños se amontonan y extienden las manos como puentes. Al rato parten con cepillos y pastas dentales  Colgate que ese día “por obra de la Providencia”, como dice Fernando que dice Lidia, les hicieron llegar.

Muchas sonrisas  de dientes blancos se alinean para la foto mostrando su set, orgullosos. Llegan las galletitas y mientras las mastican se ponen en la cola para elegir sus atuendos. Y finalmente, a las nueve, el ropero abre sus puertas.

Cuando el espectáculo se termina y la escena del patio se vacía, otra escena comienza. Pasamos al café a seguir la charla. 

¿Como sucedió lo de la Heladera Social?

En realidad, la idea fue de mi socio Luis Pondal. Hace un tiempo que lo veníamos hablando pero fue recién hace un año que lo pusimos en práctica y en parte nos decimos. ¿Por qué no lo hicimos antes? Tal vez porque no era el momento.  Se pregunta y se responde como el que tiene conciencia de que cada minuto cuenta la vida de la gente que vive en la urgencia. No urgencia existencial, como la de él, sino esa urgencia de hambre que muerde los talones.

La escena es interrumpida por la aparición de un nuevo personaje. O su mensajero. Fernando viene a verte un actor de Colombia, le dicen y el gestor como se define, un hombre bueno, como lo pienso yo,  se retira un momento para atenderlo y después vuelve. Sigue la escena.

Mi familia me entregó innumerables ejemplos de Fe como entrega al otro. Esa es la Fe que yo abrazo, encontrar a Dios en la acción por el otro. Es en este preciso instante donde siento que Lidia, la madre,  hace mutis por el foro y aparece, Edi, el padre , el que le inoculo el virus del teatro.

El teatro es para mí luchar contra la conjura del olvido. Todos seremos olvidados entonces al menos vivamos honrando nuestra existencia. Julia me ha sensibilizado mucho también.

Y vuelven las tres preguntas con la marea: ¿Que dejamos?¿ Podemos modificar el tiempo? ¿Porque nos recordarán?

Echo una mirada a su facebook que se parece a un cuerno de la abundancia donde todo se multiplica por arte de magia: el proyecto de forestación en el marco del Bicentenario, los talleres de poesía urbana de la mano de Acción poética, su vocación coleccionista, las obras de teatro, y el espacio cultural que construye a pulmón (como todo) donde, asegura “van a pasar cosas interesantes” y más, siempre más.

Cuando era chico en mi pueblo no había televisión ni teléfono en mi casa y por eso nosotros teníamos que inventar nuestro mundo. Recuerdo la frase dicha casi al azar y ahora, al final de estos encuentros la entiendo. Desde entonces la ida de Fernando ha transcurrido en el afán de crear universos donde no más que desierto.

Ahora Lidia y Edi desaparecen en las bambalinas y solo queda en la escena Fernando. El mismo en su síntesis personal. Las máscaras se caen. Aún así cuesta definirlo pero tal vez lo que más se aproxime sea esto: Ríos-Kissner es como una instalación a cielo abierto, de esas que hay en las grandes urbes y que se definen con la interacción y el aporte de los espectadores-citadinos. Fernando, está en permanente construcción.

El pasado no importa. ¿Que vamos a hacer mañana? Y la pregunta es su motor hacia lo que viene. En youtube veo la última escena de All that Jazz:

Joe Gideon en su lecho de muerte. Se escucha una canción que dice Bye bye life, interrumpida en seco por el sonido del cierre de un sudario de plástico. El artista pues muere en su propia ley: sobre las tablas. Por el lapso de un segundo imagino el mismo fin para Rios-Kissner: hasta su último aliento en escena, dejandolo todo ahí. 

Pero falta, falta Fernando para mucho "si la Providencia así lo quiere" . El show debe continuar.

 

 

 

Comentarios