El vino en polvo llega para cambiar los hábitos

03 Jun 2015
1

Imagen del sitio planetajoy.com

  ¡Qué maravilla que exista el domingo! Es, para mí al menos, el mejor día de la semana. Descanso, lo que me permite dormir sin depender del reloj. Amanezco con 10 años menos. Relajado me doy un baño, desayuno y a esperar para ir a comer un asado. Y si lo hace otro, siguiendo mis instrucciones, mucho mejor.

   Llegada la hora pongo en marcha mi cuerpo hacia el restorán. Olorcito a empanadas y a asado desde la puerta. A buscar mesa y a ordenar. “¿Qué va a tomar?” es la consulta del mozo amigo. “Un vino tinto 3/8”. Entre mis comensales esa es la medida ideal para acompañar la ingesta de las tiras de asado.

   En ese tamaño casi ni importa hacerse el enólogo y ensayar toda una explicación del porqué conviene optar por un bivarietal o hacer una monografía respecto del que el Sirah es el ideal para acompañar las carnes rojas. No tiene sentido. Sólo son dos copas. ¿Se imagina lo que podría pasar cuando se aplique un revolucionario descubrimiento de un grupo de investigadores?

   Hace unos días salió publicado. Lejos de los viñedos es en el laboratorio donde un grupo de científicos dieron vida a una original bebida que permite disfrutar de los beneficios saludables de un vaso de vino tinto: crearon el vino en polvo. Investigadores del Conicet y de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Católica Argentina (UCA) obtuvieron vino en polvo.

   El producto ya pasó los test de aceptación del público y podría comercializarse en 2 años. ¿Sabe cómo va a bajar los costos cuando circule entre nosotros? ¡Mozo traiga agua mineral y una cuchara grande! Será su pedido, instante en que sacará del bolsillo el vino en polvo para prepararse su bebida predilecta. Tenga paciencia que todo llega.


 

Comentarios